Disco “Aguaturbia”, la puerta de entrada a la psicodelia chilena

Casi imposibles de encontrar en sus formatos originales, los dos discos que grabó el poderoso cuarteto santiaguino Aguaturbia en los años 70 formaron parte durante décadas de una elegida casta de coleccionistas.

El LP “Aguaturbia”, con el que escandalizaron a la sociedad chilena de 1970 al salir desnudos en la portada, y su continuación “Aguaturbia, volumen 2”, de 1973, en el que la vocalista aparece en una cruz, en una iconoclasta versión femenina de Cristo, constituyen hoy un deseado chocolate sónico.

El año 1999, el sello británico Background recopiló la mejor psicodelia hecha en los países en que no se hablara inglés, incluyendo al grupo chileno. El hecho fue la punta de lanza de su recuperación histórica en Chile.

Un año después, Sony reeditó “Aguaturbia”, rememorando los treinta años del disco. Con diez temas, el trabajo es una breve pero excelente puerta de entrada a la propuesta del extraordinario guitarrista Carlos Corales, del sincopado y talentoso baterista Willy Cavada, del intenso bajista Ricardo Briones y de la inefable vocalista Denise, integrantes de la psicodélica banda chilena.

Resulta muy difícil de creer que aquella rubia media “pintamonos” que formó por años parte del staff de programas ochenteros medios fachos como “El festival de la una” (Denise) o que ese desgarbado guitarrista de programas tan “lado b” como “Cuánto vale el show” (Corales), pudiesen haber formado parte de una historia tan distinta como intensa, llena de blues y rock, dos corrientes absolutamente desconocidas en Chile, cuando todo era esa “nice” Nueva Ola.

Temas propios como “Evol”, “Waterfal”, “Ah, ah, ah” y “Aguaturbia” ofrecen una muestra de la más pura y vital psicodelia, con instantes realmente altos en creatividad y atractivo, implicando cada uno de ellos –como buenos exponentes de los lisérgicos 60- un perfecto “viaje” y experimentación sensorial.

Por su parte, las muy atractivas revisitas a temas como “I wonder who is kissing her now” (una popular canción estadounidense de principios del siglo XX, varias veces reversionada, hasta por Ray Charles ) o “Somebody to love” (de la inefable banda psicodélica estadounidense Jefferson Airplaine) constituyen versiones muy propositivas.

La discografía completa del grupo incluye un primer recopilatorio publicado el 1993 bajo el nombre “Psichedelic drugstore” y una versión desenchufada de sus éxitos llamada “Acoustic version” (2010). El año 2013 fallece sorpresivamente Willy Cabada.

El disco «Aguaturbia» da cuenta de una época entre los años 60 y 70 en la que varios grupos confluyeron en una inquietud artística superior a lo que los medios daban cuenta y que, quizás por lo mismo, permanecen marginados.

Porque deben sumarse nombres tan poderosos como Los Macs, Los beat 4 y Los vidrios rotos, entre otros, que hacen imprescindible rescatar del olvido ignorante, ofensivo y totalmente vergonzoso en el que han permanecido.

Lo bueno es que el grupo Aguaturbia sigue dando la pelea. Y no se queda en chicas, participando en cuanto festival los invitan, por muy Lollapalloza que sea.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*