Un llamado a la memoria y a los Derechos Humanos propone obra lumínica en Antofagasta

“Un estallido ilumina el interior del lugar, sublimando el espacio por medio de la claridad. La luz es un instrumento simbólico y una metáfora en vivo del traspaso de la oscuridad a la luz, donde esta acción artística comunitaria se vuelve un aporte para señalar y visibilizar”. 

Así explica Marcelo Salinas, director artístico, lo que se busca recalcar con la instalación lumínica que se llevará a cabo en el sitio de memoria Providencia de Antofagasta.

El sábado 9 de septiembre el recinto, ubicado en Avenida Matta esquina Chuquisaca, será intervenido desde el arte para rescatar la memoria histórica del lugar, desde una nueva perspectiva.

Desde las 20.30 horas, la comunidad vivirá una experiencia única, percibiendo, viendo, leyendo y escuchando las memorias de quienes permanecieron en dicho lugar.

Cabe recordar que desde 1973 este espacio es, durante 13 años, el principal centro clandestino de detención política y tortura de la Región de Antofagasta.

La invitación es, a los estudiantes de enseñanza media, universidades y ciudadanos en general, a hacerse parte de esta actividad que busca, entre otras cosas, recuperar este espacio para la comunidad.

Esta iniciativa forma parte de un proyecto nacional que ha intervenido dos sitios de memoria: la ex clínica Santa Lucía en Santiago y el ex Palacio de las Sonrisas en Punta Arenas.

Está a cargo del Colectivo de Instalaciones Lumínicas en Sitios de Memoria, con Salinas en la dirección artística, Julio Escobar en iluminación y Paula Pedreira en producción.

La actividad es organizada por la Agrupación por la Memoria Histórica Providencia, con el patrocinio del Gobierno Regional de Antofagasta y financiado por el Consejo de la Cultura.

Sobre la Providencia

El año 1844 llega a Canadá la “Congregación de las Hermanas de la Divina Providencia”. Con la finalidad de expandir su labor apostólica aterrizan en Chile en junio de 1853, instalándose en Antofagasta en 1908.

Dos años después, bajo la dirección de la madre Bernarda Morín, se comienza a construir el edificio ubicado en Avenida Matta.

Este inmueble, junto a gran parte de la manzana, son apropiados por el aparato de inteligencia de la dictadura tras el golpe de Estado en septiembre de 1973.

Ese mismo año es usado por el Servicio de Inteligencia –DINA- y posteriormente por la CNI, convirtiéndose en el principal centro clandestino de detención política y tortura de la región de Antofagasta.

Las personas detenidas en este lugar relatan que luego der ser torturados, son trasladados a otros recintos del país, como Tres Álamos (campamento de prisioneros en Santiago) y Villa Grimaldi, pues este recinto es parte de una red represiva coordinada a nivel nacional.

En mayo de 2016, gracias a las gestiones de la Agrupación por la Memoria Histórica Providencia, es declarado Sitio de Memoria por el Consejo de Monumentos Nacionales, transformándose en el primer sitio de memoria del norte grande.

Hoy se busca que la Agrupación Providencia pueda hacer uso de este inmueble en su calidad de Sitio de Memoria, ya que es utilizado por Carabineros de Chile, con el objetivo de fortalecer la memoria histórica en la promoción de los derechos humanos.

Fotos gentileza Colectivo de Instalaciones Lumínicas en Sitios de Memoria

0
0

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*