Libro “Mestiza”: Sorprendente mirada de una mujer chilena desde la Colonia

Animallén es fuerte y decidida, forja el destino a su manera, en un tiempo en que las mujeres no tenían muchas opciones para elegir. Ella es mestiza, hija de una española y un mapuche. Tras ser tomada en Lanalhue se encuentra destinada a ser una cautiva, tal como su madre y su hermano menor. Una historia común en la época colonial de Chile.

Sin embargo, Animallén -o Marina Buenaventura como se re bautiza- le da una vuelta al destino. Se transforma en panadera, encomendera, monja, cantora, samaritana y cronista de su propia vida. Si bien afirma que no lo ha buscado, lo cierto es que este personaje es el reflejo de una mujer aguerrida, dispuesta a correr riesgos en un tiempo que no era usual encontrar esa actitud en su género.

Así se desarrolla la base de “Mestiza”, primera novela de la escritora chilena y doctora en Historia de la Universidad de Berlín, Patricia Cerda, quien se inspira en un hecho real para mostrar la cotidianidad chilena del siglo XVII, de la cual es experta.

El relato, publicado bajo etiqueta Ediciones B, nace luego de que la autora realizara un inesperado descubrimiento en Sevilla. Hasta la ciudad española llega con financiamiento de la Universidad de Concepción, a buscar información sobre el mestizaje en Chile.

En eso se encuentra cuando -por equivocación de un funcionario del Archivo de Indias- llega a sus manos un documento que cambiaría completamente sus planes: las confesiones de Animallén, texto no clasificado proveniente de la Capitanía General de Chile, con fecha de mediados del año 1600.

El documento nunca había sido abierto, por lo que Cerda tuvo el privilegio de ser la primera en leer, después de haber pasado siglos desapercibido, el informe de “Marina Buenaventura sobre el estado de las artes y la guerra en el Reino de Chile”.

“Mestiza”-un relato lúdico, envolvente, que describe bien a los personajes y su contexto- exhibe un adecuado trabajo histórico que permite develar un país de contrastes, duro y bello a la vez. El inefable reflejo de una nación que estaba dando sus primero pasos.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*