La profunda estela de la bomba atómica en tres inolvidables películas

En el imperio del sol, durante los días 6 y 9 de agosto de 1945 el astro rey pasó a ser una maldición, convirtiéndose en un espacio  de intenso silencio destructivo.

El 6 de agosto el bombardero estadounidense B-29 “Enola Gay” entró no sólo en el espacio aéreo japonés. También lo hizo en la zona más inquietante de la historia, inaugurando la era atómica.LluviaNegra3

A las 8:15 de ese día su vientre se abrió para expulsar a Little Boy, una bomba de 4.400 kilos, tres metros de longitud y setenta y un centímetros de diámetro.

Su explosión originó un sorprendente cromo de colores surgidos de la mezcla entre la química y la naturaleza. El fuego amarillo, el cielo rojo, el aire albo y espeso, la oscuridad casi eterna e implacable, convirtieron a millones de personas en agua y en quemadura a la vez.

El 9 de agosto, en tanto, fue el turno de Fat Man, el segundo y hasta ahora último dispositivo nuclear utilizado en un ataque bélico, aunque el tercero en ser detonado en la historia, después de la prueba Trinity y de Little Boy.

Aunque tenía más potencia que la bomba de Hiroshima, la topografía de Nagasaki ayudó a que los muertos fueran un poco menos. De todas maneras, ambos dispositivos asesinaron a más de 250.000 personas.

Rapsodia en agosto 4“Reposen aquí en paz, para que el error no se repita nunca” dice una inscripción en homenaje a las víctimas de las bombas atómicas en ambas ciudades japonesas.

La memoria en torno a estos tristes hechos ocurridos siete décadas atrás ofrece el espacio para seguir dándole vueltas a la capacidad humana de enfrentar la adversidad. No por nada la dinámica de la resiliencia hoy es una herramienta clave en la formación de las personas.

Parece no ser gratuito que a pesar de esa llaga lacerante, la sociedad japonesa no sólo pudo levantarse. A la breve vuelta de la historia, se ubica en la parte de adelante del tren mundial, transformándose en un país moderno, exitoso y pujante.

La expresión artística, por cierto, no quedó indiferente a un hecho de naturaleza tan intensa. Son muchas las obras literarias, pictóricas y musicales que recogen los momentos de la breve pero asesina aparición nuclear en la vida del ser humano.HiroshimaMonAmour2

El cine ha dejado, además, una propuesta visual sobre lo acontecido, obras artísticas que por su fineza y profundidad siguen ubicándose como un recordatorio constante de los límites a los que puede llegar la raza humana.

Las siguientes tres películas  dan muestra de cómo el arte aporta a la reflexión de la memoria.

 

* “Hiroshima Mon Amour” (Alain Resnais, 1959)

Película franco-japonesa en la que una joven francesa pasa la noche con un japonés en Hiroshima, donde ella ha sido enviada para filmar una película sobre la paz.

Con un Oscar al Mejor Guión, a cargo de Marguerite Duras, el filme hace un innovador uso de breves flashbacks para crear una historia única y no lineal, en la que se habla sobre las intensas huellas que deja la guerra y el trauma que las acompaña. También se aborda la pérdida, la fragilidad y el poder del olvido, además de la tristeza que provoca.

Para algunos, el filme es un homenaje al amor que puede dar el ser humano, el que también sabe destrozar con sus acciones. Dividido en dos partes muy diferenciadas pero a la vez totalmente relacionadas, queda para la posteridad la pregunta que se hacen los protagonistas: “¿Cómo saber que esta ciudad esta hecha para el amor?”.

Bajo un particular formato de “película documental de ficción”, a pesar de las más de cinco décadas que cuenta, sigue siendo poética, desgarradora e inquietante.

* “Lluvia negra” (Shohei Imamura, 1989)

Nominada a la Palma de Oro en Cannes, esta película se construye sobre la idea de la precipitación radiactiva procedente de la explosión de las bombas que Estados Unidos lanza sobre Hiroshima y Nagasaki.

Basada en una novela de Masuji Ibuse sobre la devastación causada por los explosivos, el filme relata las consecuencias en Hiroshima. Se centra en la historia de una joven, Yasuko, que se vio sorprendida por esta lluvia radioactiva que cayó en los alrededores de la atacada ciudad.

Las posibles consecuencias de su contacto con la radiación han dado lugar a un sinfín de habladurías entre los pretendientes de la joven: ¿estará enferma?, ¿podrá tener hijos? Su familia rememora aquellos días aciagos, tratando de conjurar el peligro que la acecha.

* “Rapsodia en agosto” (Akira Kurosawa, 1991)

Es la historia de tres generaciones y la manera en que reaccionan frente al bombardeo atómico estadounidense en Japón.

Kane es una anciana cuyo marido fue asesinado en el bombardeo de Nagasaki. Luego, vienen sus dos hijos y sus cónyuges, todos los cuales se criaron en el Japón de posguerra, así como su primo Nisei Clark (interpretado por Richard Gere), quien creció en América.

Los nietos de Kane la visitan en su casa rural en Kyushu y también en Nagasaki el lugar donde muere su abuelo, tomando conciencia de los bombardeos atómicos por primera vez en sus vidas. Poco a poco llegan a tener más respeto por la historia de sus abuelos.

A partir de ese hecho, la convivencia entre las diversas generaciones comienza a tomar matices diversos y diferentes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*