“Cicatriz”, la única película chilena que habla sobre el atentado a Pinochet y que nunca se estrenó en el país

“A lo mejor la hice a muy poco tiempo de ocurridos los hechos. La sociedad chilena todavía guardaba mucho temor en ese tiempo”, recuerda el cineasta Sebastián Alarcón cuando habla de su película “Cicatriz”, el único filme nacional que ha puesto en escena el atentado a Pinochet, pero que nunca se estrenó en el país.atentadopinochet1b

Inquieto con contar esta historia desde que supo del frustrado magnicidio en su exilio en la antigua Unión Soviética el 7 de septiembre de 1986, el destacado director de películas como “Historia de un equipo de billar”, “La apuesta del comerciante solitario” y “El fotógrafo”, tomó la decisión de filmarla una vez que –ya de regreso en Chile, el año 1991- leyó el libro “Operación Siglo XX” (de la periodista Patricia Verdugo y la abogada Carmen Hertz).

Si bien su imaginación había logrado hacerse a la idea del atentado porque en su infancia había vivido en el Cajón del Maipo, fue la lectura del citado libro lo que le entregó detalles de los personajes con los que fue armando el relato, la manera en que iba a contarlo y los lugares en que quería filmar.

El Frente Patriótico falló su objetivo esa noche en la cuesta Achupallas del sector sur-oriente de la capital, pero lo ocurrido ese día de septiembre marcó un hito en la historia de Chile.

Cuando Alarcón quiere realizar la película corre el año 1994. A sólo cuatro años de democracia, el gremio de los cineastas y el gobierno de Patricio Aylwin habían logrado establecer una tenue infraestructura de apoyo al cine, lo que incluía acceso al financiamiento. El director decide hacer el trámite oficial a través de la agrupación Cine Chile, pero nunca obtiene respuesta para que el Banco del Estado entregue fondos para el filme.

Decide formar un grupo de trabajo por su cuenta y empezar con lo que tenía a mano. Reúne a técnicos rusos que colaboran con él desde hace tiempo, un voluntariado de jóvenes audiovisuales a cargo del cineasta nacional Edgardo Viereck y sin ningún permiso oficial, pero con mucho entusiasmo, fue a los mismos lugares donde se produjo el atentado y filmó.

atentado.jpgA sólo días de estar grabando en La Obra, “sospechosamente” -según cuenta el cineasta- comenzaron a aparecer maquinarias para trabajar en el camino, aunque nunca hicieron mucho. Fueron tantas veces en que aparecieron que la filmación no pudo seguir.

Incluso, alertados por vecinos de San José de Maipo, un grupo de Carabineros detuvo a Alarcón. Y se produjo un surrealista diálogo con el capitán de la tenencia del sector, frente a una vistosa foto de Pinochet condecorando al policía por su desempeño durante el atentado.

Decidido a salir de ahí con varias escenas listas, Alarcón traslada a su equipo hacia una zona más alejada, en San Alfonso. Cada vez que los extras se vestían de Carabineros, el director estaba con un ojo en el lente y otro en el camino, por si aparecían uniformados de verdad. O de otro tipo.

El rumor de que se hacía algo sobre Pinochet cundió rápido por la zona y agentes de seguridad que cuidaban la casa de El Melocotón no tardaron en aparecer. Claramente identificables, seguían los autos de la producción o simplemente observaban diariamente desde cerca.

El temor se tomó al equipo del cineasta. Sólo un año antes los militares habían efectuado el “Boinazo” y aún estaba el recuerdo de los “ejercicios de enlace”. Mal que mal, Pinochet aún tenía poder y seguía siendo el comandante en jefe del Ejército.atentadopinochet2

Hubo muchos actores que no quisieron trabajar por miedo y Cine Chile nunca tramitó el financiamiento del filme, a pesar de cumplir los requisitos, según cuenta el director. Claramente la experiencia deja cansado a Alarcón, quien en ese tiempo vivía algunos meses en Chile y otros en Rusia. En la actualidad vive definitivamente allá.

A pesar de que reconoce un gran cariño la película, a la hora final de las evaluaciones se pone más bien pragmático: “Me habría gustado que los chilenos la hubiesen visto, pero hasta mucho tiempo después de recuperada la democracia habían páginas de nuestra historia que mis compatriotas no querían leer”, reflexiona.

El proyecto no pudo tener un mejor nombre: “Cicatriz”. Y no sólo alude a la marca indeleble que dejó el fallido intento de matar al dictador, sino que -en forma indirecta- resume también cuánto se batalló para llevarlo adelante hasta que, finalmente, sólo pudo estrenarse en Rusia. “Aunque no dramatizo, esta película para mí también fue una cicatriz”, recuerda Alarcón.

Porque luego de filmar en Chile sólo durante un par de semanas, de vivir seguimientos extraños y de nunca recibir financiamiento, Alarcón llegó a Rusia y le esperaban más problemas: los productores moscovitas resultaron ser mafiosos que le retuvieron los negativos.

atentadopinochet1111Pasaron dos años hasta que logró que un productor serio recuperara el material. Aunque los estudios Mosfilm ya no garantizaban grandes distribuciones ni promociones como antes, en los tiempos de la Urss, “Cicatriz” se ubicó entre las diez películas más vistas del año 1996 en Rusia, cuando -finalmente- pudo estrenarse.

Por cierto, nadie de Chile se interesó en traerla. A pesar del tiempo transcurrido, sigue siendo la única película que aborda el tema del atentado.

Sólo desde el año 2015 se conoce el proyecto fílmico que lleva adelante Juan Ignacio Sabatini (co-director del documental de la Selección Chilena de fútbol “Ojos rojos” y director de la serie “Zamudio” de TVN), quien busca llevar a la pantalla grande lo ocurrido con Pinochet en el Cajón del Maipo desde el punto de vista del libro “Fusileros”, del periodista Cristóbal Peña.

sebastianalarcon2

“Cicatriz”, estrenada en Rusia, año 1996.

Dirección: Sebastián Alarcón.

Guión: Sebastián Alarcón, Tatiana Yakovlena y Alexander Abadashian.

Elenco: Luz Croxatto, Valery Nikolaev, Karin Wilkomirsky, Serguei Vexler y Felicita Ramírez.

Compañía productora: Los Filmes de la Arcadia, Centro SCIP Film, Rusia.

Producción ejecutiva: Sebastián Alarcón, Alex Doll, Yuri Kushneriov y Anatoly Raskazov.

Producción: Sebastián Alarcón, Alex Doll y Vladimir Ruzin.

Dirección de fotografía: Sergei Taraskin.

Dirección de arte: Sebastián Alarcón.

Montaje: Vera Ostrinskaya.

Música: Bach, Mozart, Frank y Krause.

Sonido: Larisa Terejovskaya y Rem Sovinov.

Duración: 87 minutos.

País: Chile

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*