Así es la tienda virtual de mujeres migrantes que organiza Fundación Kullaka

En el contexto de iniciativas que mejoren la calidad de vida de las personas migrantes en Chile, la organización de innovación y emprendimiento social Socialab organiza el Desafío Pónle Color. La instancia, apoyada por el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), busca ideas innovadoras en etapa de desarrollo inicial para facilitar la inclusión de las personas que llegan al país.

En su última versión, una de las propuestas ganadoras con un capital semilla es la tienda virtual organizada por Fundación Kullaka, en la que participan productos y servicios realizados por mujeres migrantes habitando en Chile.

“Migrar es una decisión difícil, siendo el componente de género algo no menor a la hora de trasladarse a otro país”, explica Maite López, una de las fundadoras de la fundación.

“Ofrecemos un espacio de hermandad, trabajando con lógicas de colaboración y no competencia. Nuestro motor apunta a potenciar a las mujeres que migran y desarrollan un oficio o un emprendimiento”, precisa Soledad Rojas, co-fundadora de Kullaka.

Así, esta primera tienda virtual de productos y servicios busca que desde la colectividad, las redes entre mujeres y el apoyo mutuo, “se pueda construir una sociedad más justa” dicen en la fundación.

La venezolana Olga Kostich forma parte de esta instancia, que califica como “un lugar seguro y lleno de amor que nos acoge”. Junto a ella participa casi uan veintena de mujeres provenientes de Colombia, Venezuela, Perú, República Democrática del Congo y México. A ellas se van a sumar otras mujeres latinoamericanas y afrodescendientes.

Entre los oficios que realizan las participantes destacan -junto a otros- artesanías, gastronomía, accesorios, vestuario y productos de belleza.

“Las mujeres migrantes cargan con un doble componente de discriminación: ser mujeres y ser personas ajenas a los luhares que llegan. La idea es que estos proyectos sean sólo un punto de inicio para todo el trabajo que debemos realizar como sociedad para ser más inclusivos y empáticos”, enfatiza Catalina Olguín, subdirectora de Gestión de Proyectos Socialab.

La tienda virtual de la Fundación Kullaka, que en aymará significa “hermana” o “compañera”, es posible visitarla en este link.

20
0

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*