Colonia Dignidad: Su relación con casos de Derechos Humanos en dictadura

Colonia Dignidad es un lunar en el territorio nacional. Envuelto de misterios y oscuridades, un grupo de alemanes –encabezados por el trístemente célebre Paul Schäfer- se ubicó a comienzos de los años 60 en el corazón de la zona centro sur del país, en la ciudad de Parral, para crear un territorio dentro del territorio.

Defendido por la más amplia gama de políticos, siempre se habló que ese grupo de sufridos europeos perdedores de dos guerras mundiales hacían una “intensa” obra social en una zona especialmente pobre y llena de campesinos con escasas posibilidades de ser educados.

Nada se sabía de abusos ni de manipulaciones a menores. Menos sobre algún uso político en esas tierras tan “ejemplarmente” cultivadas y tan “bien mantenidas”. Durante años el lugar vive en una autonomía completa, generando sus propias leyes y –prácticamente- su propia realidad.

Ninguna autoridad durante décadas hace nada por indagar qué pasa al interior de las extensas hectáreas que conforman el lugar.

El golpe cívico-militar de 1973 le una nuevo giro a la relación existente con las autoridades, ya que casi desde el primer momento los terrenos de Colonia Dignidad forman parte indiscutida de la represión.

El tema fue la guinda de una torta amarga y vergonzosa. En rigor, el lugar (conocido también como Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad o Villa Baviera) es un lugar en el que se manipula a las personas, haciéndoles ver que quien está a cargo (Schäfer) es un “ser especial” a quien se le debe total obediencia; se vive en un ambiente de secta; se abusa de los niños, se esclaviza a hombres y mujeres; es lugar de refugio para asesinos nazis que logran zafar de la persecución mundial; es espacio de pruebas para el desarrollo de productos químicos para usar como represión política; y es lugar de detenciones ilegales y de represión militar durante la dictadura.

Colonia Dignidad sigue existiendo. Con algunos cambios legales, pero ahí está. No se ha borrado del mapa ni de la memoria. Una reciente película dirigida por el cineasta alemán Florian Gallenberger, llamada “La Colonia” y protagonizada por la actriz de Harry Potter , Emma Watson, ha puesto de nuevo el lugar en el tapete internacional.

Eso sí el filme no aborda ningún caso local, sino que cuenta la historia de un alemán que cae en la colonia como producto de los nexos del enclave con la represión uniformada.

Sin embargo, en la “sociedad benefactora” existen situaciones de presos chilenos. Uno de los casos más conocidos es el llamado “Operación Cerro Gallo” que recuerda un intenso operativo realizado en ese punto, cercano a la colonia, en el que participan unidades militares de Talca, Linares, Chillán y Concepción, apoyadas por helicópteros y el propio Schäfer que comanda un amplio grupo de apoyo a la labor militar.

El objetivo fue encontrar a un grupo de opositores a la dictadura escondido en la zona y cuyas comunicaciones fueron interceptadas por los alemanes.

Es por ese caso que la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad presenta una querella en los tribunales, hoy lunes 11 de julio. La entidad busca identificar judicialmente a quienes participan del operativo y resulten responsables por la desaparición y asesinato de presos políticos en la colonia.

La acción busca también interpelar a los estados de Chile y Alemania para que definan la relación que tienen con Dignidad. En julio el presidente de la República Federal de Alemania, Joachim Gauck, visita Chile ocasión que es tomada por la asociación para entregarle los antecedentes que forman parte del recurso judicial.

El organismo reúne a ex presos políticos sobrevivientes de Colonia Dignidad, familiares de detenidos desaparecidos y amigos de las víctimas. La entidad sostiene que representantes del enclave alemán participan activamente en acciones de espionaje de opositores a la dictadura, entrega de armamento y entrenamiento a agentes del Estado, se préstamo de instalaciones para detener y torturar personas, además de colaborar en la desaparición de los cuerpos de las víctimas.

Según descubrió la justicia chilena en uno de los varios procesos que Villa Baviera enfrentó en los años 90, existen completos archivos mantenidos por la colonia en los que se tiene información de opositores a la dictadura, procedimientos llevados a cabo en la colonia y registros de colaboradores. Sin embargo, hasta ahora sólo se ha investigado una pequeña parte de ese inquietante acopio, el que fue profundamente enterrado en varios puntos del enclave una vez que Pinochet perdió el plebiscito en 1988.

16
0

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*