David Bowie, 1967: El comienzo de todo

El álbum debut de David Bowie en 1967 se llamó, simplemente, como el artista. Y aunque el registro lo hizo sólo con 19 años de edad, dista mucho de ser una producción adolescente.

Lo único medio adolescente es la sed de experimentación que se aprecia al mezclar cuerdas, folk, bronces, con pop, mod, ciertos aires de balada. Eso sí, no suena nada a su reinvento glam rock que vino a principios de los 70´s.

Muchos de los temas fueron compuestos cuando el cantante tenía 16 ó 17 años, apenas salido de la escuela, como “Maid of Bond Street” («Sirvienta de Bond Street») o la lúgubre, pero interesantísima “Please, Mr. Gravedigger” (“Por favor, señor sepulturero”), donde Bowie canta y recita un monólogo sobre un sepulturero bajo la lluvia y el barro, como presenciando un funeral, incluso imitando una tos, mostrándonos lo rudo y nada glamoroso de esa ocupación.

No se trata exactamente de una obra conceptual, ya que son cuentos cortos y cotidianos que no tienen relación entre sí, como la amorosa “Love you till Tuesday” (“Te amo hasta el martes”) o “There is a happy land” (“Hay una tierra feliz”), que recuerda con nostalgia la infancia despreocupada, cuando el máximo drama era tener peste cristal.

También está la encantadora y, a momentos, perturbadora “Little Bombardier” (“Pequeño bombardero”) sobre un veterano de guerra que busca la amistad de niños pequeños en su barrio, pero la actitud es interpretada por otros adultos como pedofilia, lo que fuerza al protagonista de la historia a tomar el primer tren a destino desconocido.

Dinámica disparatada

El caso de Bowie y su primer disco es extraño para la época. Se trata de un importante contrato para grabar nada menos que un álbum, considerando que se trataba de casi un desconocido y que sólo había grabado seis singles con sellos y bandas diferentes, sin ningún éxito.

Hoy sería realmente imposible que un “David Bowie”, con esos antecedentes estadísticos y ningún tema destinado a ser un hit comercial, saliera a la luz. Un ejecutivo de ventas estaría detrás de este artista novato, aconsejándolo sobre su imagen y qué tipo de tendencias son las que funcionan en el mercado.

Eso no quiere decir que por esos años no existiera la maquinaria publicitaria y los moldes preestablecidos. Sin ir más lejos, Brian Epstein moldeó a The Beatles y tuvieron que cambiar sus chaquetas de cuero y jopos a lo Elvis, por tenidas y peinados más acordes con el Mod de la primera mitad de los sesentas.

Ocurrió que, a pesar de su edad, Bowie era un tipo muy experimentado, que a sus 19 ya llevaba más de cuatro años viajando por su país y se estaba fogueando en los escenarios. Es decir, ya era de verdad.

Quizás por eso su primer disco posee una dinámica tan disparatada, que junto al bajista Dek Fearnley decidieron escribir arreglos para orquesta sin tener estudios avanzados para leer o escribir música.

Con total audacia sólo se basaron en The Observer’s Book of Music, una especie de silabario o guía sobre la orquesta moderna para músicos que recién se adentraban a la composición. Bowie en este periodo había asistido a conciertos del compositor ruso Igor Stravinsky y adoraba al músico astro-húngaro Antonín Dvořák, entre otros.

La constante es el cambio

Antes del producto final, Bowie registró ocho temas que no quedaron en el corte definitivo, pero que fueron lanzados posteriormente en diferentes formatos: “The London Boys”, “The Laughing Gnome” , “The Gospel according to Tony Day”, “Did you ever have a dream?”, “Let me sleep beside you”, “Karma man”, “When I’m five” y “Ching-a-ling”.

“The Laughing Gnome” (“El gnomo risueño”), por ejemplo, se dice que estuvo influido por Syd Barret de Pink Floyd. Fue incluido seis años después en “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars” (1973) y en una compilación de 1969 para el mercado estadounidense.

A mitad de los 70´s explicó que el tema buscó ser una canción infantil desquiciada. Tiene un ritmo tipo “Get back” de los Beatles un poco más rápida, acompañada con una voz distorsionada aguda, tipo Pato Donald. “Ja, ja, ja/ ji, ji, ji/ Soy un gnomo risueño/ y no puedes atraparme”, dice la letra.

Lo cierto es que a cincuenta años de su lanzamiento, “David Bowie” es un álbum para iniciados y que invita a conocer la génesis de todo lo que vino después en la carrera de este talentoso artista fallecido en enero de 2016. La clave de su carrera estuvo en que la constante siempre fue el cambio.

A pesar del fracaso comercial que significó este debut solista, recibió buenas críticas en medios de la época como el magazine Disc and Music Echo, en cuya sección de críticas se leía: “Aquí hay un nuevo talento que merece atención, y aunque David Bowie no tiene una gran voz, puede proyectar palabras con un lado “desfachatado” que es entrañable, pero aún no precoz. Pruebe con David Bowie. Es algo nuevo”.

Claramente, la revista acertó medio a medio.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*