Sólo un trabajo colectivo profundiza la transformación de Chile a partir del año 2022

Aunque la élite siga resistiéndola, Chile vive una transformación. El proceso se hace cada vez más inminente. Tal vez es más gradual de lo que el estallido de octubre de 2019 plantea, pero sigue estando en su inspiración.

El abrazo del presidente electo Gabriel Boric con la primera presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncón, el 21 de diciembre de 2021 simboliza lo inexorable del cambio.

La historia hoy se abre a incluir perspectivas distintas: organizaciones territoriales, agrupaciones feministas, diversidades sexuales, pueblos originarios, entidades civiles y grupos ciudadanos son algunas de las instancias que actualmente tienen voz.

Ya no sólo se trata de partidos políticos, organismos estatales o entidades económico-gremiales. La cancha de la participación comienza a ser emparejada. Una larga aspiración democrática que el sistema no había respondido aún.

El abrazo de Boric y Loncón es un muy buen comienzo, pero sólo va a ser un trabajo colectivo el que siga profundizando esa dinámica.

Se empiezan a abrir otra vez las grandes alamedas. Para que circulen todas las expresiones que conforman Chile, país evidentemente plurinacional y dinámicamente diverso.

¡Feliz Año 2022!

17
0

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*